lun. Dic 10th, 2018

La venta de casas en Medellín, negocio en franco crecimiento

Vivir en la primera ciudad más poblada del departamento de Antioquia y la segunda de Colombia, puede dar qué pensar acerca de las ventajas que puede llegar a tener elegir este municipio como el destino para adquirir una vivienda, ya que hacer vida en un enorme centro urbano puede ser exactamente lo contrario a lo que se desea. Pero Medellín, a pesar de caracterizarse como una gran capital cosmopolita  alberga zonas circundantes propicias para vivir en paz y tranquilidad.

Como comunas en Medellín se le conoce a los barrios que se encuentran dentro de las zonas urbanas, que son muy amplias, pero por ejemplo, la que lleva por nombre El Poblado que es la más grande y que está conformada por un entorno natural extraordinario por su antecedente agrícola de cultivos frutales y la siembra de caña de azúcar, actualmente, ofrece la posibilidad de conseguir casas realmente bellas, cómodas y enmarcadas en un medioambiente tranquilo y natural.

Pero si se mira hacía las afueras de Medellín podrá toparse con la emblemática ciudad del Envigado municipio asentado en la cordillera central de los andes colombianos más exactamente al sur del Valle de Aburrá, con un clima propicio para una vida de calma y desasosiego, por lo que poder escoger acá una casa es una buena recomendación.

Con una economía que destina a la inversión social más del 80% de sus ingresos, Envigado ha logrado convertirse en un lugar propicio para vivir con las comodidades y la tranquilidad que ofrece su infraestructura, por lo que el amplio y variado mercado inmobiliario está en crecimiento constante, lo que hace de este municipio un lugar atractivo para quienes buscan vivir apartado de las grandes urbes.

La venta de casas en Medellín es uno de los factores que permiten un positivo desarrollo económico de la región, convirtiendo incluso en sus municipios aledaños como puntos importantes para los que buscan una vivienda que cumpla con sus requerimientos de confort, tranquilidad y modernidad.

Deja un comentario