Washi Tape, llegó para quedarse

El masking tape, fabric tape,  lace tape o  conocido comúnmente  como washi tape llegó para quedarse entre los profesionales y aficionados de las artes manuales que han conseguido en este material el aliado perfecto para la decoración, al mismo tiempo que se emplea como cinta adhesiva de fácil manejo.

Lo más atractivo del washi tape es su diversidad de estampados, colores e incluso formas, lo que hace de este elemento una material completamente versátil para darle armonía y originalidad al acabado de cualquier creación manual. Por lo tanto, su empleo se ha convertido en una tendencia que invade de manera arrolladora el mundo de las artes manuales.

Entre las posibilidades que otorga el uso de esta cinta adhesiva decorativa está que no solo es exclusiva para el trabajo manual con papel, si no es utilizada en otras muchas formas de confección manual como el scrap, la bisutería, el pachwork e incluso en la repostería de diseños creativos, lo que hace a esta cinta el material más buscados en tiendas especializadas, incluso conseguirla en tiendas virtuales es muy común.

Pero conociendo un poco los antecedentes de este elemento en el mundo de las artes manuales nos sorprendería saber que su fabricación obedeció a la petición de muchos clientes de la empresa japonesa Kamoi que fabricaba cintas adhesivas comunes y que decidió escuchar a sus compradores que solicitaban incorporar algo de color y estampado a su tradicional cinta auto- pegante.

Pero aunque fue en Japón donde surgió el washi tape  como un material funcional y decorativo, es en China donde nace el uso de papel a base de elementos de la naturaleza como arroz, bambú, trigo y cáñamo, el cual es el tipo de papel empleado en la fabricación de este elemento protagonista en la decoración.

Deja un comentario